viernes, julio 24, 2015

lunes, octubre 07, 2013

Estrellita de mar

y era su voz canto de sirena, su mirada luz de luna, sus labios dulce aposento de leche y miel, su piel perfecto lienzo para tatuar un poema, su alma fuente de mi paz.... su vida un regalo de los dioses... preciosa por siempre, tesoro invaluable mi estrellita de mar.

lunes, agosto 18, 2008

Mucho corroncho oye!!! :D







Recordando al Zorro por:  RUBEN DARIO ALVAREZ (EL UNIVERSAL):


El chiste callejero de Cartagena volvió a ponerse de luto este fin de semana.

El viernes en horas de la noche murió en esta ciudad el cuentachistes cartagenero Jairo García Velásquez, más conocido como “El Zorro”.

García Velásquez, reconocido como cuentachistes en toda la costa caribe colombiana por su participación en programas del canal regional Telecaribe, fue uno de los seguidores de Edelberto “El Cuchilla” Geles, también fallecido hace unos cuatro meses en una clínica de Cartagena.

Según los familiares de “El Zorro”, desde principios del año pasado, cuando laboraba en Barranquilla, venía padeciendo de una penosa enfermedad que le produjo lesiones martirizantes en la piel y con la cual pasó muchas dificultades, pues sus posibilidades económicas se fueron aminorando hasta el punto de tener que regresar a Cartagena hace unos cinco meses, en donde sus hermanos hicieron todo lo posible por mantenerlo bajo riguroso tratamiento médico.

Mientras batallaba contra la enfermedad, el cuentachistes se integró a una congregación cristiana y, desde ese momento, decidió cambiar su nombre artístico de “El Zorro” por el de “El Victorioso”, pues siempre pensó que saldría airoso de la prueba que estaba sobrellevando con la enfermedad.

Félix García, uno de sus hermanos más cercanos, aseguró que en las últimas semanas el problema de la piel se había reducido notablemente, pero que desafortunadamente no pudo desprenderse de su afición al cigarrillo, por lo que su corazón se afectó, produciéndole la falla cardiaca que en la noche del viernes se lo llevó de este mundo.

El martes 5 de agosto, viendo la recaída de su salud, los familiares lo llevaron a la Policlínica del barrio Olaya Herrera, en donde el personal médico le colocó oxigeno y lo devolvió para su residencia en el barrio Fredonia, pero el viernes a las 5 de la tarde fue trasladado a la “Clínica Laura Carolina”, en donde los galenos determinaron que había llegado sin vida, víctima de un infarto.

Sus parientes aseguraron que desde que regresó de Barranquilla gravemente enfermo, tocaron varias puertas de quienes antaño fueron sus mentores en el espectáculo, pero ninguna se abrió.

“OYE, VAMOS PA´LANTE

Y VAMOS PA´LANTE...”

Al momento de su muerte, “El Zorro” había cumplido 45 años de edad. Nació en Cartagena, más exactamente en el sector El Tabú, del barrio Olaya Herrera, en donde desde muy pequeño se le conoció por su gran afición al fútbol, aunque nunca llegó a practicarlo profesionalmente, pues descubrió en su habilidad para contar chistes otra manera de ganarse la vida.

Fue así como a finales de los años 80, de la mano de Edelberto “El Cuchilla” Geles, se convirtió en uno de los primeros cuentachistes que tomaron las calles y plazas de Cartagena como escenario para divertir a la gente con sus habilidades cómicas.

De acuerdo con lo que recuerdan sus familiares, Jairo García Velásquez llegó a cumplir unos 20 años contando chistes, pero empezó a hacerse famoso en los años noventa cuando decidió autonombrarse “El Zorro”, por la admiración que sentía por el personaje de las historietas y las películas, del cual tomó el disfraz con que se presentaba en los programas televisivos y en los espectáculos.

Antes de radicarse en la ciudad de Barranquilla, incursionó en diversos programas radiales de la banda FM en Cartagena, actividad que también desempeñó en las estaciones radiales de la capital de Atlántica, a las pocas semanas de haberse establecido.

Por cuenta de un ejecutivo del programa sabatino “Cheverísimo”, que se transmite por el canal regional Telecaribe, “El Zorro” logró integrarse al elenco de este espacio, gracias a lo cual su figura se hizo popular en toda la costa, convirtiéndose en uno de los principales invitados a los festivales de humor que se realizaban en la región caribe.

Uno de esos concursos fue organizado en Cartagena por la firma “Quessep Espectáculos”, en el entonces estadio de fútbol “Pedro de Heredia”, en donde “El Zorro” se alzó con el primer premio.

La fanfarria con que empezaba sus sesiones de chistes se hizo famosa en Cartagena, pero posteriormente tomó auge en toda la costa gracias al programa “Cheverísimo”, cuyos productores convocaron a un concurso de imitadores de “El Zorro”, cuya condición para ganarse un millón de pesos era contar un chiste iniciando con “!oye, vamos pa’ lante y vamos pa´lanteeeeeeeeeee! “Uso, carruso uso, uso carruso uso, uso carruso uso, uso carruso usoooooooooo!”

Después de cuatro años laborando en “Cheverísimo”, Jairo García hizo apariciones en “La Barra”, un programa nocturno que se transmitía los viernes por Telecaribe, pero también acostumbraba a hacer presentaciones en los estaderos más famosos de Barranquilla, de donde le salió una invitación para trabajar en escenarios de la isla de Aruba, en donde, al parecer, no permaneció mucho tiempo.

“El Zorro” alcanzó a engendrar siete hijos con diferentes mujeres. Su sepelio será hoy a las 4 de la tarde en el cementerio del barrio Olaya Hererra, al que se prevé asistirán todos los cuentachistes de Cartagena y Barranquilla.

Sus hermanos y demás familiares solicitan la ayuda de gente piadosa que pueda colaborar con los gastos del entierro y la cancelación del féretro que fue dado a crédito, pues su situación económica en estos momentos no es la mejor.

Los interesados en colaborar pueden dirigirse a la siguiente dirección: barrio Fredonia, calle 10No.79-57. O comunicarse mediante el teléfono: 315-7475350

sábado, julio 19, 2008

HISTORIA DE MI HISTORIA : BESEMONOS CON EL BOM BOM BUM


Sus 15 primaveras le representaron una muy, pero muy buena dotación de senos, caderas y nalgas respectivamente a mi mejor amiga, con la que un par de años atrás solo me interesaba dar vueltas en bicicleta y que me hiciera el dos con alguna de sus compañeras de colegio, el afecto que le tenia en ese entonces era fraternal y tal vez por eso nunca la vi con intención “erótica” ni siquiera un día mientras jugábamos al escondido en su casa donde por asuntos kinestésicos y del suéter que tenia puesto la posición en que la encontré no solo dejaba ver al desnudo la formación de sus senos sino también insinuaba una postura inocente, pero copular. Era tanto ese sentimiento de hermandad hacia ella, que cierto día me enoje con otro grupo de amigos porque me “molestaban” afirmando que era mi novia y yo defendía nuestra amistad.

Para la fiesta de sus 15 años lucía espectacular, por primea vez la miré con otros ojos, esa hermanita sentimental estaba tan bonita y transformada que mis impulsos me invitaban a modificar mis sentimientos hacia ella, el momento mágico de la noche inició con el vals del Danubio azul, y se concretó para mi en el momento en que su mamá expresó: “aja mijo y tu no vá a bailá con la niña” … fue un momento como de película, lenta y cadenciosamente mi hormonal humanidad sobre su mágica e inocente (¿) humanidad se unieron al ritmo de las notas musicales.
De regreso en el taxi que me condujo a mi nueva casa mis pensamientos por una parte me emocionaba al recordar aquel mágico momento y así mismo comenzaba a arrepentirme por haberme dedicado a ser fraternal y buen amigo en vez de un erótico amigo, para colmos de males al llegar a mi destino caí todavía mas en cuenta que hacía algo mas de un año ya no éramos vecinos, por lo tanto si quería re-direccionar mi sentimientos y acciones hacia mi amiga debía elaborar un plan antes que apareciera un depredador en escena.

La semana siguiente me dediqué a llamarla todos los días y entre llamadas y llamadas concretamos ir a cine, hasta este punto el asunto iba súper bien; me dormía planificando el plan de conquista, en mi cabeza elaboré todo un discurso histórico- poético convencido que no fallaría, sentía tomar su mano y me asustaba al visualizar el momento en que la besaría. Dije que el asunto iba bien porque se me ocurrió la espectacular idea de involucrar a un nuevo “amigo” del conjunto residencial donde me había mudado, él era o es un año y medio mayor que yo, hacíamos una buena dupla jugando futbol y además compartíamos el gusto por el rock de Soda Stereo; como este personaje estaba tomando tintes de buen amigo decidí meterlo en el plan, para lo cual llame a mi quinceañera y rebuenona amiga solicitándole que para el día del encuentro cinéfilo llevase a una de sus también “buenas” amigas.



El tan esperado día llegó para mí con un poco de susto, pero con el convencimiento que mi discurso no fallaría, no obstante quien si falló fue la amiga de mi amiga, quien al parecer no recibió la aprobación de sus padres para la salida, por lo tanto y ante la premura de no llegar tarde nos dirigimos los tres al entonces -y ahora monumento del recuerdo- Teatro Cartagena. Por obvias razones yo asumí los gastos de mi amiga quien antes de ingresar a la sala se antojó de un bom bom bum, golosina que por aquel entonces costara como unos 50 pesos sumado a los 1200 que cancelé por nuestros tickets. Mi amigo por su parte parecía tranquilo… tranquilo como un buen depredador que paciente espera a su presa.
Tomamos posición de tal forma que mi amiga quedó en medio de los dos… erros táctico para mis planes pues debí asegurarme que yo quedara en medio de ellos y no al revés, esa posición no me favorecía para nada, por el contrario incrementó mi la angustia a tal punto que opté por concentrarme en la película y dejar mi plan conquistador para otro día… pero fue mi concentración mayor que la del pensador de rondín que de repente regresé a la realidad cuando me pareció sentir una agarrada de manos, pero no era precisamente mi mano la involucrada sino la de mis mejores amigos, quise convencerme de que aquello era una ilusión óptica producto de la poca luz, traté de tranquilizarme y hacer como si no hubiese percibido nada y fue cuando mis oídos captaron un susurro solicitándole él a ella “Besémonos con el bom bom bum” y acto seguido chasquidos succionates corroboraron uno de mis peores momentos emocionales… para pasar aquel trago amargo me levanté del puesto con la excusa de ir al baño donde me lavé la cara y apreté los puños y dientes tratando de canalizar la confusión; regresé a la sala y no me senté en la misma fila sino unas mas arriba para seguir corroborando y de manera masoquista que mis buenos amigos se dedicaron a besuquearse el 60% de la película.

Esta experiencia me costó $1250 pesos y marcó en mí el inicio de un cambio de actitud no tan fraternal – sin dejar de serlo - con mis futuras amigas, buenas amigas y rebuenonas amigas, es decir me torné un poco más oportunista tratando de cumplir el dicho de “Papaya ponída…. Papaya partida”, el asunto fue que ya estaba un poquito mas grande y jugar frecuentemente al escondido dentro de una casa con ropa de estar dentro de la casa que dejara ver senos en posiciones insinuantes ahora era solo parte de mis recuerdos…. De hecho cuando tuve la oportunidad de amistad con una muchacha que me presentaron y dado la rapidez en que se dieron las cosas (tomarnos de la mano y besarnos apasionadamente con helado de por medio), me ayudó a comprender y a sanar aquel ingrato recuerdo.

EPILOGO:

Mi mejor amiga de esta historia vive feliz con su esposo e hijo, al finalizar las vacaciones de ese año nuestra amistad se fue convirtiendo principalmente en un grato recuerdo, hoy figura en mis contactos de facebook.

A mi oportunista amigo le debo mi gusto por el rock anglo, hace años no se de él.

sábado, abril 12, 2008

Personajes de Aqui: Edelberto "El cuchilla" Geles (QEPD)



Era junio de 1991 y disfrutaba con mis amigos de barrio de las siempres motivantes vacaciones de mitad de año. El plan de entretenimiento iniciaba a eso de las 5:00 pm con el encuentro en algún lugar de la calle, de donde partíamos a caminar con rumbo al centro amurallado, impulsados por el placer de “perder el tiempo y molestar la paciencia”, uno de esos días cuando atravesábamos el parque centenario, nos llamó la atención un conglomerado de gente que soltaban fuertes y profundas carcajadas a intervalos de 5 segundos. No dudamos acercarnos al gentío para averiguar lo que sucedía, con la ayuda de la llevadera propia de la época púber logramos abrir camino entre la fuerte muchedumbre para así quedar instalados en primera fila de tan callejero, pero humorístico espectáculo.

Recuerdo que en el centro del aquel foro intercambiaban sus intervenciones tres “manes”, todos con cara de champetudos, uno de ellos mejor vestido que los otros dos, su nombre de pila jairo y su nickname “el zorro”, sus chistes eran muy buenos; el otro con una actitud física que denotaba el hambre y el vicio en divina simbiosis, su nickname “el oye” (QEPD), sus chistes tan buenos como los del zorro. Por último el tercer tipito de estatura mediana tirando a pequeño, vestía un jean desgastado una camisa desencajada y unas zapatillas estilo abuelitas, de su boca emanaba una serie de chillidos y sonidos guturales bien peculiares, los cuales acompañaban a la perfección sus relatos, denotaban un buen arsenal lingüístico expresando conceptos del derecho, medicina, religión en el argumento de sus chistes lo que le imprimía un toque paradójico por combinar lenguaje soez con lenguaje “clasudo”, su nombre de pila Edelberto, mejor conocido como “el cuchilla”.

Cuando muere un personaje de los medios de entretenimiento o de la farándula se suele utilizar la frase de cajón: “ahora el cielo disfruta de….” Y se agrega la acción que el difunto de turno solía hacer en vida, pues ahora me atrevo a decir que el cielo ríe con los chistes del cuchilla, esta semana falleció producto de una cirrosis hepática, y como no, si este señor era tan excelente cuentachistes como alcohólico, y fue precisamente su adicción al trago – y seguramente al ron de palito- lo que no le permitió escalar hasta posicionarse por lo menos a nivel nacional como standing comedian. Su capacidad para inventar y dramatizar chistes eran talentosamente únicos y mil veces mejor que su competitividad para el boxeo, porque según entiendo el alias de cuchilla se debe a que incursionó con mas pena que gloria en el deporte de las narices chatas, lo que no tengo certeza, es si lo de cuchilla fue por las heridas que pudo ocasionar en sus contrincantes o la que estos ocasionaron en su cara, en todo caso su futuro y sustento estaba en el humor….



A el cuchilla se le podía encontrar al finalizar la tarde en cualquier plaza o parque del centro amurallado dela ciudad, era tanto su poder de convocatoria que fue victima de la arremetida de algunos hermanos en la fe Cristiana que lo tildaron de blasfemo y “ángel de satanás” debido a que dejaba a aquellos sin quórum para poder ejercer su predica… pero incluso a eso el cuchilla le sacaba chiste e igual la gente de diversos estratos hasta turistas le eran fiel. También hay que destacar que cuando inició transmisiones el canal Cartagena, Edelberto Geles contó con un espacio denominado “atardecer con el cuchilla” donde lo mostraban en sus dos facetas: como


comediante en bares y lugares nocturno de la ciudad y como cuentachistes de plazas publicas, pero antes de esto ya había laborado en la emisora Olimpica stereo en un programa mañanero donde por cada vallenato que sonaba, complementaba el cuchilla con uno de sus chistes ; de igual modo incursionó en los medios digitales con una serie de producciones comercializadas en 5 volúmenes de audio en versiones para adultos y todas las edades, obra por supuesto que no fue solo del deleite de sus seguidores sino también de la piratería por los buenos ingresos que produjo.

En síntesis la vida de el cuchilla de seguro fue un chiste, triste o feliz, pero chiste al fin y al cabo como aquello que mejor sabía saber… y como quiera que haya sido, si algo me queda claro es que lastimosamente la vida y obra de Edelberto Geles fue un ejemplo más de talento desperdiciado.

Paz en su tumba



El Oye: Murió en 1997, apuñalado victima de una pelea callejera. Se dice que fue quien invitó a el cuchilla a mostrar su talento en las plazas y parques.

Jairo “El zorro”: A diferencia de el cuchilla, aprovechó su inteligencia humorística y emocional y aceptó la propuesta que le hizo el programa de telecaribe “cheverisimo”, en Barranquilla ha hecho carrera, tiene casa, carro y se rebusca como standing comedian.

Leyendas Y Mitos Urbanos: La Doctora Muerte


La vivencia de la semana santa varía no solo de persona a persona sino que también se manifiesta de diversas formas dentro de los distintos grupos sociales. Así por ejemplo, para algunos es un espacio de recogimiento, oración, reconciliación y ayuno, para otros puede ser sinónimo de películas sobre la historia de la salvación que abarcan desde Moisés hasta la pasión y resurrección de Nuestro Señor Jesucristo, por supuesto no faltan los que se pegan su buena rumba de principio a fin y viven su propio calvario con tragos amargos incluidos en discotecas, playas, ríos, avenidas, etc. Además de las anteriores opciones, la semana santa en la gran mayoría de poblaciones y urbes de la costa norte colombiana se acompaña de una culinaria tradición de intercambio y ofrecimiento de platos y dulces caseros entre vecinos, familiares y compañeros de estudio o de trabajo.



De allí entonces que sea común degustar en esta época del año, bandejas de arroz de frijolito con filete, postas o salpicón de pescado, ensaladas de aguacate y de postre un platico con dulce de coco, piña, gandul o cualquier fruta o tubérculo untadas en galletas “de soda” o casabes (tortillas a base de harina de yuca). Desde este punto de vista la semana santa tiene un tinte “espiritual – culinario”, el toque primitivo radica en que justamente para esta misma época hay gente – sobre todo de los estratos bajos y localidades rurales- que da rienda suelta a su pensamiento mágico y viven su semana santa comiendo pescado y arroz de frijolito con la idea de que el diablo y su combo anda suelto haciendo travesuras.



La presente leyenda urbana salió a la luz publica los días posteriores a la semana santa del año 2005, ocurrió en los barrios marginales de la ciudad de Cartagena, donde de acuerdo al veraz testimonio de la gente, una hermosa y elegante Doctora se paseó durante esa semana por las calles de los barrios y elegía entrar a una casa donde además de curar al o a los enfermos dejaba una gruesa suma de dinero. La gente de la casa despedía gustosa a la bella doctora, lo que no sabían era que 2 0 3 días después la persona atendida fallecía y quedaban en un aspecto al estilo los cadáveres de la película el aro. Adoloridos, confundidos y espantados y ahora con la necesidad de cubrir los costos del inesperado funeral, van a revisar si queda algo de dinero en el saquito que les dejó la doctora y en cambio encuentran una nota de la que no se había percatado antes (supongo que escrita en sangre) con un mensaje que decía: si no se hubiesen gastado el dinero, les habría alcanzado para el funeral.



Lo emocionante (¿?) de este caso es que la gente estuvo a punto de tomar venganza y dar de baja a la Doctora bruja - muerte, salvo que esta fue mas rápida (algunos dirían que voló) y logró resguardarse en el CAI, donde recibió la protección necesaria para salvar su humanidad, al día siguiente de este mágico incidente la prensa escrita dio parte de una temblorosa y angustiada joven estudiante de medicina que hacia “rotación” por uno de los puesto de salud de la zona sur-oriental de la ciudad y que en medio de su mar de lagrimas no se explicaba el porqué de repente una señora la señaló como la doctora bruja y acto seguido se vio perseguida por la iracunda turba.



Aunque parezca increíble y en pleno siglo XXI aun la inquisición no ha sido abolida.

sábado, febrero 23, 2008

¡Mami!, ¡Papi!, llevenme al Magaly Paris ¿si?

la respuesta afirmativa al titulo del presente post por parte de cualquier padre de familia de cualquier niño o niña cartagenero (estrato medio) en pleno proceso de crecimiento por alla en los 80, representaba uno de los mejores premios que se pudieran recibir por aquella epoca.

Y es que en aquel entonces ademas de ir a la playa, de ir al centro amurallado, ir al aeropuerto a esperar al sin fin de "tios y demas" familiares cachacos, pasear por Bocagrande, esperar la llegada de la ciudad de hierro y las fiestas novembrinas.... ir a los almacenes Magaly Paris en definitiva era toda una experiencia de gratificacion para los niños si se tiene en cuenta que los parques y lugarres de entretenimiento eran limitados y poco variados.

Ir a los Almacenes Magaly Paris servia para aliviar un poco el inclemente calor y de paso estimulaba la creatividad infantil al jugar "imaginando" que se estaba en otra ciudad (por lo del clima), además de esta fantasia geografica, cortesia del potente sistema de aires acondicionados con el que contaba, La sede que quedaba en la Matuna ofrecía un atractivo mecanico a modo de bonus track, que por muchos años fue el pionero, amo y señor en lo que a escaleras electrica se refiere.....
.....ya se pueden imaginar la corroncheria colectiva de la gente, niños y grandes se divertian (?) utilizando las escalera electrica, las cuales permanecian congestionadas a todo momento, al punto que las directivas colocaron una especie de vigilante para limitar el acceso, la verdad daba risa la manera azarosa como algunos adultos mayores intentaban subirse, parecia como si fuera un obstaculo dificil de superar y siempre se tropezaban al final del trayecto..... los menos arriesgados vociferaban su preferencia por las "escaleras de cemento", los niños mas atrevidos osaban subir por donde se bajaba y viceversa, otros hacian fila para subir y bajar incesablemente mientras sus pasdres mercaban.
Esta especie de "manía" colectiva (corronchería) duró aproximadamente un par de años, la volví a presenciar a finales de los 90 con la apertura de los centros comerciales que se inauguraron en la zona sur-occidental, supongo que se reactivó porque el trayecto que estas ofrecian era unos 2 metro mas largos que el del Magaly Paris.
Si viene a Cartagena, no olvide ir al antiguo Magaly Paris de la Matuna, hoy dia Exito (hasta la semana pasada Carulla-vivero) y viva la experiencia de conocer y si es el caso subirse a una de las reliquias y centro de entretenimiento de niños y grandes por alla en los años 80.
PD: Tenía tal vez unos 9 años cuando fui en compañia de un primo a este almacen y de entrada nos dirijimos a las escaleras electricas, al tercer intento de subida, recibimos un par de coscorrones con el respectivo llamado de atencion de acompañamiento cortesia de nuestra querida abuela para que dejaramos de ser intensos y corronchos de paso......
En la imagen se aprecia lo que seguramente era una de las ultimas bolsas que aun quedaba del extinto almacen....

sábado, febrero 02, 2008

SITUACION TIPICA: ZANDUNGUEO EN LAS MURALLAS

Miré la hora en mi celular y este me indicaba que eran las 5:08 PM, la tarde avanzaba y mi tarea del día la había finalizado, antes de cerrar el programa revisé por ultima vez las graficas insertadas en la presentación de power point, todo estaba bien y ya era hora de ir a la casita. Salí con la calma del deber cumplido solo que ahora me tocaba dirigirme a la avenida Pedro de Heredia para tomar el bus de regreso.

5:25 PM y el sol comienza a tomar su tonalidad característica del ocaso, por la avenida no pasa el primer metrocar y para no prolongar la espera decido irme en el primer bus que pase… a lo lejos diviso el letrero de: Crespo – Pozón – 13 de junio, le hago la señal de abordaje y como es usual en este tipo de operaciones escuché el grito del sparring: ¡aguántalo! que hay mi compae rapidito, súbase rapidito!! Acompañado del friccionar de las llantas con el pavimento.
5:31 PM le doy las 1.000 barras al chofer, camino por el pasillo del bus buscando un puesto con acceso a la ventana y en efecto logro conseguir un par de asientos desocupado al final del bus, detrás de mi alcancé a percibir lo que parecía ser una pareja de novios.

5:32 PM me acomodo, noto que el puesto es relativamente confortable, recuesto mi cabeza a la silla y sin querer queriendo escucho los siguientes “susurros”:

El: Pero dime la verdad, que es lo que te gusta de mi
Ella: aayy…. No sé…tu sabes bobo
El: ja ja ja ja … tu si me gustas a mi
Ella: si, yo sé, tu también me gustas nenito
El: pero entonces estarías dispuesta a vacilá con migo, no te importa mi mujer y mi hija
Ella: ajá, lo que yo quiero es ##%&() ‘’¡¡ (en este punto no entendí lo que ella respondió por una fuerte interferencia proveniente de la avenida)

5:37 PM Al escuchar aquello, sentí algo de morbo e interés por verles sus caras, pero me aguanté las imprudentes ganas y opté por tratar de captar bien los susurros, por el contenido de su ameno dialogo y el timbre de sus voces me imagine que él podría tener algo mas de 25 años y ella quizás estaba iniciando los 20.

5:39 PM, oriento nuevamente toda mi agudeza auditiva hacia la pareja de cachones y por la secuencia de su conversación deduzco que ella si está dispuesta a vacilar con el tipo sin importarle el “compromiso” familiar de este

El: entonces que, nos bajamos aquí en la india (catalina)
Ella: Bueno está bien
El (dirigiéndose al chofer): Compa déjeme por aquí
Sparring (gritándole al chofer): ¡Entra que no viene ná” ¡


Yo: sigilosamente giro mi cabeza
El Bus: baja su velocidad para detener su marcha
Yo: logro observar el porte y actitud de la pareja necesitada de amor apasionado
El: un muchacho de 21 años aproximadamente, tono de piel “hindú”, cabello liso, con corte al estilo militar (cuchilla 0.5 a lo largo del segmento temporo – occi – parietal), camisa de rayas verdes y blanco tipo polo, bluejean y sandalias.
Ella: una niña que a duras penas llegaba a los 18 años (de pronto tenia menos), con una blusa de tiritas, color amarillo, con algo de escote en la espalda, tono de piel trigueño, cabello rizado, recogido con un moño, su trasero era recubierto con un culi-short cuyas telas se entrometían a lo largo de su hendidura caudal y dejaban denotar el grueso de sus piernas, también calzaba sandalias.

El: le suelta la mano a Ella, y dirige con buen tino su extremidad derecha hacia la zona anatómica comprendida entre la cadera – juanete y nalga de la susodicha, al tiempo que van cruzando la calle, tomando dirección hacia el pequeño baluarte o murallas que quedan adyacente al Vivero de san Diego.

Yo: con una sonrisa al estilo Vegetta, me digo a mi mismo: de seguro que al tomar posición en la muralla, esa mano tomara una nueva ubicación corpórea para dar inicio a un ritual de digitalización mamario – ginecológico… je je je je ….. pobre(¿?) niña convencida….

Yo otra vez: Para evitar manchar mi alma al juzgar e imaginar situaciones posible de lo que hiciera o nó la pareja de esta historia, dirigí de nuevo mi pensamiento sobre las graficas de la presentación en power point que minutos atrás había hecho y que al día siguiente mostraría en el comité de gestion.