miércoles, agosto 30, 2006

LEYENDAS Y MITOS CARTAGENEROS: EL FAROLO I PARTE


De entrada el lector se preguntará que relación existe entre la imagen de acompañamiento del blog y el titulo del mismo… pues en realidad ninguna, solo que hasta donde mis engramas neuronales me lo permiten recordar, alias EL FAROLO tenia un gran parecido a los rasgos físicos y biotipo del ex defensor de la selección Colombia Luís Carlos “el coroncoro” Perea. En todo caso y teniendo en cuenta que no encontré archivo fotográfico original opté por la imagen señalada anteriormente con el respeto, pero sin el permiso del futbolista.


Eran finales de la década de los ochenta cuando en una temporada vacacional, tuvimos la visita incógnita de George Romero, director de cine Newyorkino, uno de los grandes íconos del terror independiente, famoso en el séptimo arte por sus películas: La noche de los muertos vivientes, la tierra de los muertos y todo lo que tenga que ver con zombies. Cansado el viejo George de sus películas cadavéricas quiso tomar un nuevo aire para replantear sus temáticas fílmicas; de este modo quiso empaparse del realismo mágico colombiano y llegó a nuestro terruño en búsqueda de nuevas inspiraciones… Pero el destino le confirmaría que su éxito en la pantalla grande siempre serían los putrefactos cuerpos "sin vida" hambrientos de carne humana. Es así como mucha gente ignora que una de sus ultimas películas reeditadas (el amanecer de los muertos, 2005) fue inspirada una mañana dominguera en las playas de Bocagrande por allá por1988 cuando George, universal en mano (el periódico de Cartagena) leyó en la sección de sucesos que un tal alias EL FAROLO había sido dado de baja por agentes de la policía, una semana después en la sala de abordaje de los vuelos internacionales por la lectura de la misma sección se enteró que alias EL FAROLO misteriosamente había revivido y de paso había ejecutado uno mas de sus macabros atracos.

Y fue esa oscura situación la que convierte en leyenda la vida y obra delictiva de alias EL FAROLO (superando incluso la de los hermanos Beetar). Cada fin de semana lo reportaban muerto producto del enfrentamiento con la fuerza policial o victima de las pandillas de la época, pero el fin de semana siguiente reaparecía vivo y no coleando sino ATRACANDO a machete limpio.

Coincidencialmente por aquella época Cartagena adoptaba con gusto el soukus africano o la denominada champeta africana (terapia), siendo uno de los éxitos del momento la canción vie yamoto popularmente conocida con los nombres de “puro machetazo” o “dame el cheque”, por lo tanto el summun de sus hazañas criminales estuvo musicalmente acompañado bajo la rítmica musical de esta canción que parecía sublimemente reforzarle su método sutil pero efectivo de asalto a punta de “puro machetazo”…. Hasta que cierto fin de semana en la sección del periódico donde se acostumbró ver su foto, apareció una de su cuerpo acostado sobre una camilla de las instalaciones de medicina legal, desnudo y con la prudente censura del área genital… el titular decía algo así como: Ahora si cayó EL FAROLO. En efecto los cartageneros no volvieron a ver con vida a esta cinematografica leyenda urbana.

No hay comentarios.: