viernes, agosto 25, 2006

UUFFF TREMENDA CALÓ MI VALE!!!!


Después de un tiempo en el cual me dediqué a pensar en la manera como organizaría este heroico blog, he regresado y como lo prometido es deuda aquí les va el primero de tantos.


Cartagena de Indias ciudad de corte tropical ubicada al norte de Colombia en su litoral caribe, costeando las playas del océano Atlántico, reconocida por la UNESCO como Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad, título que merece por su rico pasado, desde que fue fundada en 1533 por Don Pedro de Heredia.

En medio de nobles títulos y demás reconocimientos son muchas las personas nativas y foráneas que así como sucumben a su magia encantadora también sucumben a un rarísimo e inexplicable fenómeno físico-atmosférico denominado CALÓ, del modo como la aureola boreal es exclusiva del polo norte, aquí en Cartagena gozamos de este peculiar y asfixiante fenómeno que va mas allá del propio calor, del “bochorno”, del sofoco y de toda temperatura alta propia de los desiertos calidos y demás zonas costeras.

Si usted vive en Cartagena o le interesa visitar nuestra ciudad notará que la CALÓ abarca todo el perímetro urbano de la heroica, es decir que si viene por tierra por la vía del mar procedente de Barranquilla disfrutará de una agradable temperatura hasta los limites del peaje marahuaco, una vez sobrepase el mismo prepárese a soportar el mas inmisericorde de los climas jamás experimentados… en efecto usted quedará atrapado por el cruel abrazo de la CALÓ la cual lo acompañará fielmente a lo largo de su recorrido por Cartagena, hasta la entrada de la población de Turbaco al otro lado de la ciudad.

La CALÓ es la culpable de evaporizar el más fino de los perfumes o colonias, también de minimizar la acción protectora del más potente de los desodorantes, es así como al final del día los habitantes de la región corren el riesgo de derivar un nefasto aroma procedente de sus axilas y lucir un brillante cutis acompañado de un avinagrado esternocleidomastoideo. Por eso se recomienda a los extranjeros (sobre todo los europeos) que utilicen la leche de magnesia phillips o en su defecto una respectiva tapa de limón para contrarrestar los efectos “aromáticos” de la CALÓ sobre sus humanidades.


Recuerde:
Si está en Cartagena y tiene CALÓ como dice la canción tómese un raspao y cuento acabao.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Esto esta buenisimo hermano, siga pa delante...