miércoles, marzo 21, 2007

Leyendas y Mitos de Cartagena: El Diablo en Mr. Babilla 2


Los años pasaban y su amargura incrementaba, por su mente rondaba una y otra vez la burla a la que fue sometido, su deseo de venganza no podía esperar más. Finalmente llegó el día del desquite… Rápidamente el diablo notó que la ciudad en realidad no había cambiado mucho desde su último y fallido plan malévolo, sin embargo al pasar por la calle del arsenal se emocionó al percatarse de los nuevos centros hedonistas que allí habían, el escenario como mandado a hacer: Adoración a Baco y sus derivados, traquetos con tremendas hembras, menores de edad rebeldes portadores de contraseñas falsas, parejas infieles, etc… El cachudo decide entrar… estupefacto por el ambiente decide ponerse a tono con el mismo y como por arte de magia aparece de la nada el papi chulo de la noche, el que mas bailaba, el que mejor percha se mandaba, el que mas tomaba, al que mas miraban… el manda mas.

Su magistral ejecución Kinestésica para bailar desde el trance hasta los mas complejos ritmos tecno-anglo-caribeños sedujo a mas de una incauta, que producto del éxtasis (del baile, mas no de la píldora… o de pronto de la píldora) terminaron rendidas a los encantos de este misterioso caballero. La chica afortunada de la noche no dejó pasar canción alguna, inmisericordemente bailaba y bailaba placidamente con el lord de las tinieblas… Aquí es donde la leyenda comienza a tener varios twists, el primero dice que una vez cansado el diablo y ante la intensidad de su pareja, para evitar una nueva humillación – esta vez “acabado*” en la pista de baile- decide revelarle su cruel aspecto diciéndole que le mire a los pies…. La inocente mira creyendo que era algún pase que se iba a mandar el señor leviatán y horrorizada cae paralizada al verles sus pesuñas. En este mismo sentido otros dicen que le miró los pies para esclarecer el motivo por el cual su parejo descoordinó mientras giraba a la derecha bailando “tal para cual” del Joe Arroyo.


Otra versión dicta que junto a la mirada de pies (o pesuñas en este caso), el diablo, procedió a marcar con una severa quemadura la nalga de la ahora infortunada y psiquiatrica muchacha, tatuándole en la mencionada región anatómica un icono similar al escudo del América de Cali, sin embargo para otros testigos de aquel misterioso día, la horrorizada mujer salió corriendo a esconderse al baño, lugar que no fue impedimento para que de igual manera recibiera una golpiza de su macabro parejo.

El final de esta espeluznante historia es tan confuso como su desarrollo, pero de acuerdo con un reporte de la revista semana, nuevamente el señor de los abismos fracasó en su cometido vengativo con la ciudad de Cartagena al terminar esta vez algo mas que humillado: linchado y pagando daños locativos en la discoteca por haber rayado el piso de la misma con sus pesuñas de tanto bailar aquella nefasta noche.


*acabado, acabar: en contexto de rumba, dicese de la persona que no es capaz de soportar o igualar las habilidades de baile o los pases de su parejo o pareja, terminando en el peor de los casos abucheado por los que presencian el espectaculo.

5 comentarios:

dina camacho dijo...

HAY CORRONCHOOOO
LE CUENTO QUE ESE CHISME YO LO HABIA ESCUCHADO PERO EN UNA DISCO MELGAREÑA....
EJEJEJEJE
INCREIBLE, LAS FABULAS Y MITOS NEW ERA LE PONEN LITERALMENTE "LA PATA" A LA LLORONA, EL SOMBRERON Y LA MADRE MONTE!!!

aunque siendo mas veridicos tal vez era un negrito enchancletado que tenia las uñas de los pies como gabilan pollero ¿quien quita no?

Saudade dijo...

Aquí en Cali también vino el patas, en una discoteca de Juanchito le aplicó el mismo modus operandi a una pobre niña...

Carlos A dijo...

Y a todas estas,¿nunca se ha aparecido la virgen en una botella de aguardiente,después de rasgar la etiqueta de la misma?

YoSoyElCarlos dijo...

En Sincelejo dañaron un negocio con ese chisme.

Lanza dijo...

Well written article.